lunes, 4 de mayo de 2015

Cambio de estación, cambio de piel

La piel es el hábito que nos viste, pero con ella sola no alcanza... Desde la prehistoria el hombre se ha cubierto el cuerpo con diferentes materiales para protegerse, para ocultar las partes asociadas a la reproducción, para abrigarse; y así, con miles de variantes, la humanidad ha desarrollado múltiples formas de vestir el cuerpo desnudo. Con cada cambio de estación renovamos las elecciones diarias y con ellas la forma de investirnos para presentarnos al mundo. La llegada del otoño y del frío invernal nos invitan a pensar los equipos con toques de color y textura para evitar mimetizarnos con el gris imperante en los meses que vendrán. Por eso a la hora de hacer el pasaje de prendas y accesorios de verano es bueno no abandonar los tonos energéticos para ponerle un poco de alegría al entorno. 
Este fin de semana largo fue ideal para llevar a cabo el tan postergado cambio de prendas de estación. Con el asunto del verano remolón, durante meses convivieron abrigos con trajes de baño y musculosas. Pero parece que ahora el frío vino en serio y así quedó mi vestidor...

Orden por colores


Carteras y pañuelos que tienen caja mantienen su lugar. Los perfumes más densos, al frente. 


Bolsos, carteras y sobres bien a la vista para ser localizados rápidamente 


Blusas y vestidos que se adecuan al estilo invernal con complementos ad hoc. Blazers de pana y prendas aptas para la lluvia o el gimnasio cuelgan listos para ser usados. Aparecen cajas de zapatos trepadoras porque no tengo más lugar abajo. Arriba de todo, cajas archivo para prendas de la estación contraria. 


Camisas por color, blazers de media estación, calzado en sus respectivas cajas


Tener todo a la vista ayuda a elegir los looks diarios, y acomodar por color soluciona la duda de con qué prenda quedarnos. Debo admitir que soy una persona ordenada por naturaleza, así que no me cuesta mantener esta disposición, pero sugiero que si no son tan obsesiv@s como yo, hagan el esfuerzo; todo se aprovecha más si lo tenemos al alcance de la mano. 
Espero que el post les haya dado ideas de cómo acomodar sus guardarropas, que me cuenten cómo hicieron ustedes el pasaje de estación o lo que deseen expresar. Nos leemos, como siempre!
Buena semana:>

6 comentarios:

Estelita Redelico dijo...

que lindo todo ordenado! Yo tengo muy poco espacio para mi en el ropero que comparto con mi marido, en realidad es un ropero con poco estante, incomodo pero es lo que hay. Tengo todo medio amontonado. Pero bueno, seguramente hay que encontrarle la vuelta! Un beso y buena semana

Alejandra dijo...

Hola Mati! Hice lo mismo el finde! ja!
Tengo poco espacio para guardado, pero con cajas, fundas y demás artilugios intento ordenar todo. Mi sueño? un guardarropas propio ;)
Un lujo el tuyo!
Y bienvenido el frío!!!
besos
Ale

Vane dijo...

Este finde semana pasado mi tarea fue la misma....hacer el cambiete de ropa y me di cuenta q cada vez tengo mas calzado jijiji.
ES tal cual como decis, tenerlo a la vista ayuda!
saludetes

Anónimo dijo...

Cuantos pares de zapatos hay que tener? no entran mas y no se cuantos dejar, zapatos de fondo de armario cuales son? saludos-1 lau

Aninka Tokos dijo...

Mucho antes de que este fresquete llegara, me puse a hacer el cambio de ropa de temporada. Me cansé y dije "lo hago más adelante" y hoy estoy mezclando ropa de verano con algunos sweaters porque tengo todo guardado. Un desastre!
Tu orden es un ejemplo y ni hablar de ese guardarropas que saca más de un suspiro.
Besos!

Anónimo dijo...

Mati que ordenadito todo! Yo trato de mantener el orden pero el estante de las remeras especialmente se me desbanda rápido. Y ahora con hijito marido piola se quedó con el placard de nuestro cuarto todo para él, y yo comparto con Toto el mío (bha, de él porque está en su cuarto, ja!).

Beso, Phoebe