miércoles, 14 de octubre de 2015

Diario de viaje: París

Acá estamos, de regreso y todavía con la sonrisa dibujada en la cara... Nada me gusta más que viajar, es un placer que disfruto desde el momento en que programo el destino hasta que desarmo la valija en casa; porque es una actividad que me permite conocer y comprender otros mundos distintos, porque me hace crecer y ser más abierta, porque me llena la vida de recuerdos hermosos y porque me da alas para volar tan lejos y tan alto como quiera...
Esta vez el viaje fue un sueño compartido con mi madre y mi hermana, una experiencia que se disfruta mucho cuando hay amor y muchas ganas de pasarla bien, pese a lo que imprevistos o la convivencia de 24 x 7 puedan deparar. Para las tres fue genial esta movida y hemos dado cuenta de ello en nuestras respectivas redes sociales. Seguro que vari@s de ustedes ya estuvieron siguiendo nuestros pasos.


Hoy les voy a contar algunas cosas de París en general; para hablar de lo que viví durante algunos días de la Semana de la Moda me dejaré un post aparte, y lo mismo con los otros destinos visitados. Siento que cada momento del viaje merece su dedicación, así que si no les aburre, les voy a ir contado poco a poco algunas de mis vivencias. ¿Les parece bien?


Como saben, yo ya había estado en París hace unos años -ver acá-, y ahora volví con nuevos ojos y nuevas búsquedas. Lo primero que noté en la ciudad es que no está tan reluciente como aquella vez; vi suciedad y sobre todo, mucho olor a pis en varios puntos de la Île de la Cité. Cuando Aninka comentó algo similar hace un tiempo pensé que exageraba, pero lamentablemente lo comprobé por mí misma. El deterioro social y cultural que lleva a la gente a orinar en la vía pública es una (mala)costumbre que llegó para instalarse en la ciudad Luz. Una pena. La crisis en Europa se hace sentir, y ya no se puede esconder debajo de la alfombra; hay muchos homeless instalados en esquinas y espacios de París y muchísimos mendigos. Esa es la cara mala...
Por otra parte tuve ocasión de comprobar nuevamente que la tan famosa mala prensa sobre los franceses es más un prejuicio que una realidad. Tuve muchísimas oportunidades de rebatir ese mito urbano gracias a la calidez y generosidad con que franceses y francesas me orientaron ante una duda o consulta, tanto en la calle como en locales u oficinas a las que me dirigí por diversos motivos. Noto que valoran mucho que se intente hablar en su lengua y cuando ven que una lo hace, mantienen un diálogo fluido como dando a entender que se está a la altura de la conversación. Además nos topamos con varios caballeros que se ofrecieron voluntariamente a movilizar nuestras valijas por las interminables escaleras del Metro de París. Un gesto nada despreciable, por cierto...


París me enamora por sus contrastes: de lo monumental a lo bohemio, de los grandes bulevares a las callecitas angostas y circulares; de los grandes cafés y confiterías de lujo hasta las brasseries más modestas pero en las que se respira la verdadera vida parisienne... Todo me encanta de esta ciudad. Gracias a las invitaciones a algunos desfiles tuve ocasión de conocer espacios que antes me hubiera resultado imposible hacer, como el Conservatorio de Arts et Métiers, la Embajada de Finlandia, el Espacio Pierre Cardin, el Palais de Tokyo, entre otros; así como volver al Louvre pero ya no para ver las obras de arte expuestas en sus salas, sino otras vestidas por modelos en el desfile de Dior.




Las vitrinas de Avenue Montaigne siempre son un atractivo por la exquisitez de los diseños y el buen gusto con que están presentadas. Pese al reflejo del vidrio que me jugó una mala pasada en las fotos, creo que vale la pena compartir esas delicias con ustedes. Lo mismo con algunos locales del Quartier Latin como el de Inés de la Fressange o Louboutin... Awww


Louis Vuitton




                                 Céline                                                       Fendi



Dior





                               Gucci                                                  Dolce & Gabbana



 

Con respecto a las parisinas, creo que resuelven sus outfits diarios con muchísima practicidad y simpleza, pero sin por ello perder el charme que las caracteriza. Lejos del cliché, la camiseta rayada azul marino (o negro) y blanco es un comodín que sigue vigente, así como el total black y las ballerinas, a las que les surgieron nuevas competidoras: las zapatillas. El trench color camel es EL abrigo de medio tiempo, y no es necesario que llueva o esté nublado. Días con sol radiante como los que me tocaron se ven poblados de hombres y mujeres con sus pilotos como aliados para enfrentar jornadas en las que el clima puede variar. Las chicas llevan melenas al hombro y poco maquillaje. De todo esto dan testimonio las páginas de La parisina, guía de estilo; el libro de Inés de la Fressange del que hablamos hace un tiempo, recuerdan? (ver acá).
Nota al pie: en el after office se ven muchas chicas solas o en compañía degustando una copa de vino en cualquiera de los barcitos de todos los barrios de París, eso sí; gran número de ellas con cigarrillo en mano; es impactante ver cómo se fuma allá.


Bueno, esta ciudad es todo un mundo en sí misma, inabarcable, misteriosa y sobre todo, estimulante. Es imposible descansar en París, todo es una invitación al disfrute y la experiencia. Yo no me canso de visitarla y volvería mil veces más; la considero uno de mis lugares en el mundo. ¿Y a ustedes que les pasa con este destino? Cuenten, nos leemos; amig@s!

13 comentarios:

Belen dijo...

que hermoso viaje!!!

no conozco París (todavía!) pero es una de esas ciudades soñadas que además por el cine, la literatura, la música, etc. cuando una llega por primera vez siente que ya la conoce. me pasó eso con New york.
no hay nada mejor que viajar

Lunacreciente dijo...

Qué lindo leerte Matilde! Bienvenida! Me encanta tu descripción llena de contrastes, como la realidad que visitaste. No conozco París! Es uno de mis destino de mi wishlist! Gracias por el racconto! Me hizo volar!

Aninka Tokos dijo...

Tengo que admitir que mientras veía tus fotos por redes sociales, suspiraba por volver a París y a sus callecitas, sobre todo a las islas en medio de la ciudad y a Montmartre ♥ Pero a leerte hoy y confirmar que lo que aprecié como desagradable en ese momento no fue una exageración mía ni cambió en este tiempo, las ganas de ir se me esfumaron rápidamente.
Al margen de eso, uno siempre puede buscarle la vuelta a un destino y ustedes sí que lo hicieron. Además París tiene un encanto histórico al que es imposible no rendirse y suspirar. Ni hablar de tus jornadas allá con desfiles incluidos y todo el glamour que eso implica. Me anoto para todos los posteos que traiga este último viaje así que ni dudes en hacerlos.
Bienvenida!!

Vir Love dijo...

que buen viaje pudieron hacer mati! me encantan las fotos y lo que contas! es cierto lo del olor y la suciedad, me paso la primera vez q fui a Paris, venia de London, que es todo limpio impoluto y el contraste hizo que no me gustara para nada la famosa ciudad luz! luego tuve la suerte de volver y darme cuenta que hay otra Paris mejor, si miramos con otros ojos!!! :) y desde ahi es una d las ciudades favoritas, aunq sigo siendo "team london" como les decimos con unas amigas (guiño)! espero mas reseñas europeassss
besitos

Dorette dijo...

Desde pequeña que frecuento Paris, depende la situacion economica del momento, pero ultimamente por haberselo prometido a mi sobrina, viajo entre marzo y abril todos los años para su cumpleaños. Es verdad que abundan los homeless y los mendigos pero no molestan, eso marca diferencia.
Me encanta visitar el Loucre, el Orsay, el Grand Palais. Este año coincidi con la muestra de Jean Paul Gaultier, algo genial.
Imperdible recorrerla en el bus turistico que tiene varios circuitos bien marcados.
La galeria Lafayette no solo por los productos sino por la arquitectura.
En marzo del 2016 volvere y aprovechare para conocer por dentro la Opera Garnier e ir a la casa de MOnet, cada año veo que me falta algo por ver por suerte.

maria julia dijo...


hola mati qu suerte que ya regresastes!! muy lindo el post de paris, y si esta ciudad es para ir una y mil veces, eso es cierto,uno nunca se cansaria de recorrerla, espero verte pronto!! besos

Anónimo dijo...

Ah, París, París!
Un destino totalmente anhelado por mí desde mi adolescencia, en que me volví fanática del idioma, de la historia y el arte francés, y especialmente de esa hermosura de ciudad.
Pude hacer ese sueño realidad en 1995, con el plus de quedarme casi un mes estudiando el idioma, y aprovechando para meterme en todos los lugares que pude... lamentablemente, ya en aquel momento experimenté lo que ahora contás del "olor a pis" (en algunas pocas esquinas, nobleza obliga). Y me llamó mucho la atención.
Al margen de eso, amé la Conciergerie, los puentes sobre el Sena, el Musée d'Orsay, el Petit Palais y el Grand Palais, Notre Dame, los cafés, el Barrio Latino, la Opera, ayyyyy, en fin, tantos lugares imborrables para mí.
En aquella oportunidad me encontré en plena calle con un set de filmación de una escena de la película "Sabrina", me quedé un rato laaaaaargo viéndolos trabajar... También me topé con una sesión de fotos a una modelo... Experiencias increíbles...
Y pude volver, ya en familia, en 2011. Esa vez nos quedamos algunos días, y fue también maravilloso. Pudimos asistir a las celebraciones del 14 de julio, otro sueño hecho realidad. El show de fuegos artificiales en el Champ de Mars, al pie de la Torre Eiffel, guau, totalmente increíble. Y a una función del Ballet de l'Opera, en la obra Les Enfants du Paradise, con la extraordinaria (ya retirada) Agnes Letestu.
En fin, Mati, me pasan tantas cosas con París... ¡Gracias por hacernos viajar un poquito de nuevo! Y me anoto para seguirte en todos los posts que se te ocurran...
Cariños
Vilda

Estelita Redelico dijo...

hermoso relato, que lindo recuerdo no? Un beso grande! Y a disfrutar de todo lo lindo que trajiste en tus retinas.

matichica dijo...

Qué lindos mensajes, gracias por pasar y comentar con vivencias propias y sueños realizados o por concretar!
Vilda, qué experiencias te tocaron! Un lujazo! Dorette, tal fual, las Lafayette sin una belleza, estuve otra vez este año y saqué fotos que olvide subir. No te pierdas la ópera Garnier, es realmente majestuosa!
Vir, totalmente de acuerdo, lo del olor a pis es anecdótico, pasa que me impactó en relacion con la otra expetiencia. Amo esta ciudad y viviria allí sin dudarlo!
Luna, Belén, es como dicen ustedes: una ciudad escenario, todo es parte de nuestras vidas por tanto cine y tanta imagen que nos llega, pero aún así, es genial experimentarla..
Julia, Estelita..ñ gracias x la bienvenida! Sí, Anin... Los desfiles fueron un plus que hicieron de Paris un verdadero sueño hecho realidad.
Gracias nuevamente por estar, besos!

Adry Luchy dijo...

Hola Mati!!! Que Hermoso es Leerte!! Es la primera vez que comento pero siempre te leo!! Gracias por llevarnos de viaje al ver tus fotos y no dejar de soñar!!! Te cortaste el pelo!!! Te queda Precioso!!! Gracias!!! Besos enormes!!!

Anónimo dijo...


Hola Mati!!!

Gran post de un super viaje.

Un placer volver a leerte.

Cariños

Silvi Cho

Marie dijo...

Que buen viaje Mati!! yo ansiosa porque vamos a pasar alli Año nuevo!!! toda una experienica...primera vez y encima en un fecha asi!! No veo la hora....lo unico que me acobarda un poco es el clima, pero bue, espero podamos disfrutar igual!
Se agradece cualquier dato de utilidad!!
Besos!!!!

Luna dijo...

Bello viaje y se nota que lo disfrutaste!
Es uno de mis sueños París, a pesar de los malos comentarios que escuché de amigas y leí... aún así quiero vivirlo!

Besos!