lunes, 8 de junio de 2015

Diario personal

Hay días que este blog se vuelve un espacio de encuentro que trasciende la movida fashion, un lugar para compartir otro tipo de ideas o información, una plataforma de gustos personales que pueden o no estar en sintonía con la moda; pero que de una u otra manera forman parte de mi vida cotidiana, del universo en el que me gusta moverme. Por ello compartí días pasados data sobre la marcha #NiUnaMenos y el viernes, algo sobre el premio que Loréal/Unesco ofrecen a investigadoras de nuestro país. Tal vez no sean los tópicos que más gusten o interesen, pero son cosas que a mí me movilizan y por ello las publico aquí. 
Del mismo modo siempre les cuento mis lecturas y aunque en verano es cuando suelo darme verdaderas panzadas literarias, a veces me tiento con algún libro durante el año y si resulta interesante lo cuento en este espacio para que sumemos impresiones o miradas sobre él. 


Esta joyita vino de la mano de Gabriela, una profe de Historia y amiga que compra más libros de los que la vida cotidiana le permite leer y por ello los presta generosamente. Confieso no haber leído nada de E. M. Delafield antes, y tal vez por ello la sorpresa fue mayor. Es una delicia recorrer estas notas de una mujer de provincia en la Inglaterra de los años 30. Imposible no sentirse identificada con sus apreciaciones sobre la vida social, las menudencias de la cotidianeidad, el sufrimiento por sentirse "no a la altura" y muchas otras escenas más que nos resultan absolutamente familiares.
La forma de escribir y el tono permiten emparejar su prosa con la de un blogger moderno, esa toma de notas en primera persona, la informalidad y el tono coloquial de los relatos nos remiten a espacios bien conocidos y frecuentados por nosotr@s actualmente. La aguda observación, sin embargo, la equipara a los grandes escritores y a la vez se vuelve una mezcla de socióloga y antropóloga social que en tres renglones puede pintar un mundo entero.

Comparto algunos párrafos porque valen la pena ser disfrutados...

Cuando la vida prosaica dista mucho del ideal romántico de la literatura



Sobre la niñez 


De cómo comportarse en sociedad y la conveniencia de evitar ciertos temas



El libro es un compilado de miles de ejemplos como éstos, y realmente se disfruta página a página. Díganme si no se han sentido así alguna vez... Yo siempre me pregunto por qué algunas situaciones no se resuelven como en las películas, con frases ocurrentes e inteligentes; por qué se me ocurren respuestas brillantes cuando pasaron horas del momento en hubiera sido genial usarlas. Me reprocho no estar a la altura de ciertos comentarios y opiniones pero a la vez, viéndolos a la distancia, entiendo que no podría haber opinado de otra forma; c'est la viè... Me divierte ver cómo esta mujer asume su destino de provincia buscando la manera de superarse pero sin poder trascender el entorno y de ese modo queda prisionera de las menudencias pueblerinas cuando en su corazón palpitan las grandes historias de la capital. Es genial leer cómo pasa de hacer cuentas para pagar la deuda con el deshollinador, a gastarse lo que no tiene en un vestido que "necesita" para lucir en un evento... Sin dudas, un espejo para verse y reconocerse en alguna de estas vivencias, no creen?
Aguardo sus comentarios y opiniones, amig@s; buen comienzo de semana:>

7 comentarios:

FloraBA dijo...

Me gusto la descripcion.
Tratare de leerlo en el Kindle.
Gracias por compartir.

Estelita Redelico dijo...

Hola Mati, que lindo que encontremos momentos en lo que es el año laboral para leer! siempre hay momentos muertos, mientras se viaja, se espera o simplemente una se toma un recreo en casa, en compania de una buena tasa de te como mostras. Esos si son placeres de invierno y a eso me refiero en el editorial de hoy del blog cuando digo, todos los dias aunque sea unos minutos disfrutemos! Muchas veces ese momento de disfrutar no es mas que una linda cancion mientras miro por la ventana del colectivo mientras viajo, pero me puse la meta de no dejar pasar un dia sin disfrutar. Y la lectura para mi no tiene estacion, verano invierno siempre siempre leo! Besos y me encanto tu post, es un placer total encontrar lecturas lindas y disfrutarlas y a decir por tu descripcion del libro se nota que la disfrutas mucho!! Buena semana!

Andi dijo...

Lo anoto para la prox visita a la libreria :)
Gracias por la recomendacion!
Si te interesa te cuento que lei un libro que me gusto mucho: La Sombra del Viento de Carlos Ruiz Zafon.

Te leo siempre y me encanta tu blog. Parece que el tema libros me hace salir de la cueva ja!

besos

Lu dijo...

Hola que Buenos estos post..tengo un libro para regalarle a mi suegra que compré por una recomendacion que leí acá. ." La elegancia del erizo"..
Respecto de éste que estás leyendo me hace acordar a un episodio de los Simpson en el que Marge quiere encajar en un club de élite y gasta todo en un Chanel que después va modificando para amortizar y cambiar el outfit en estas reuniones.. tremendo!
Saludos!!

matichica dijo...

Hola, gente! Gracias por estos mensajes y sus visitas! Me alegra que los posteos de libros gusten y motiven comentarios!
Lu, me hiciste reír con lo de Marge, tal cual! Esta sra. de provincia vive haciendo cosas así, un bajón, pobre...
Estelita, tal cual, la rutina tiende a superarnos, pero hay que saber/poder contrar momentos para nosotras y disfrutar.
La sombra del ciento lo tengo pendiente hace mil, será hora ya de empezarlo? Tal vez sí! Gracias, Andi!
Flora, buscálo, no te vas a arrepentir!
Besos mil, amig@s, seguimos leyéndonos.

Alejandra dijo...

Se ve muy interesante Mati!!! Ya me entusiasmé y quiero leerlo ja! Veré si lo encuentro. Siempre hay un tiempo para la buena lectura, así que estos post siempre son bienvenidos :)
besos
Ale

Jeza dijo...

Mati no dejes de leer la triología de Zafón!! Es absolutamente maravillosa. podés leerlos indistintos, comencé con la sombra del viento, al año leí la última y el año pasado el prisionero del cielo. Prosa fascinante! Los diarios es un tipo de literatura que me gusta a medias, pero es innovador y de ese tipo salió el "mas respeto que soy tu madre", obra de teatro que tengo pendiente de ver, el libro es muy gracioso