miércoles, 25 de febrero de 2015

Leí, leo, leeré edición 2015, parte II

Así es amig@s, este ha sido un verano de mucha lectura... Tuve la suerte de desconectar realmente de mis obligaciones y pude dedicarme a una de las cosas que más amo, leer. Así que por segunda vez en este verano les contaré mis elecciones.

LEÍ

Bonus track, este CD de Aretha Franklin es genial, sus versiones de clásicos son maravillosas

En el último post sobre libros que compartimos acá mismo les había comentado que estaba comenzando con Milena o el fémur más bello del mundo. Pues lo terminé y me encantó. Se trata de una novela policial con referencias al mundo detrás de las mafias que operan en la trata de personas. Con un trasfondo político muy fuerte, con redes de corrupción transnacionales y una trama atrapante que incluye historias de amor y desamor, Milena es un libro excelente. El autor se vale de unos personajes principales que sin heroísmos ficticios ni acciones grandilocuentes, logran ganarnos el corazón, y si bien hay descripciones tremendas sobre la vida de las mujeres obligadas a prostituirse en estas redes siniestras, Zepeda Patterson no se regodea en ellas y las aborda con la crudeza necesaria pero sin apelar a golpes bajos. Lo recomiendo con gusto. 


Mis lecturas continuaron con estos libros que me fueron llegando gracias a los préstamos de amigas tan lectoras como yo. En honor a la verdad, debo decir que primero leí uno que compré cuando fui a la librería buscar el de Capote y ya no estaba. Opté por otro clásico de Manuel Puig fascinada como quedé luego de haber leído El beso de la mujer araña en diciembre. 


¿Qué decir que no se sepa de este autor y de Boquitas pintadas? ¡Nada! Simplemente confirmar que se trata de una maravilla de la literatura local que describe como nadie las miserias humanas de un puñado de personajes tan argentinos como el dulce de leche; que es una pincelada de la vida pueblerina en los años 40's, y desnuda prejuicios, vicios y virtudes de gente que no sabe cómo lidiar con su vida y hace lo que puede para seguir adelante. Atesoro en mi memoria descripciones minuciosas de ambientes y situaciones que pintan de maravilla un imaginario del que me siento parte. 


Mi amiga Valeria me prestó varios libros y recomendó muy especialmente Flush de Virginia Woolf. No se equivocó. Para amantes de los perros resulta una lectura obligada. Es la descripción de la vida de un cocker spaniel en la Inglaterra victoriana. Las vicisitudes de la familia que lo adopta, y las suyas mismas, narradas a partir de su mirada y sensaciones. Sutil, tierno y muy descriptivo, así es este libro que adoré. 


Barba azul de Amélie Nothombe en cambio no me enamoró. Tal vez no logré entrar en la lógica de estos personajes, quizás no pude encontrarle el gusto a la escritura, pero me resulto poco atractivo. Se trata de una reversión del clásico Barba Azul, salvo que esta historia transcurre en un París contemporáneo y los protagonistas son una joven inteligente y atrevida y un aristócrata descendiente de españoles, tan exquisito en sus gustos como peligroso en sus acciones. La novela es una apuesta sensorial muy fuerte que hace foco en sabores y colores; está bien escrita y se vuelve en algún momento asfixiante. Pero pese a ello no logró atraparme. 


Otro de los préstamos de Vale fue HHhH, que refiere a una frase alemana que significaba "el cerebro de Himmler se llama Heydrich". Esta particular novela se centra en un famoso atentado llevado a cabo por la Resistencia checoslovaca contra Heydrich, uno de los más temidos y nefastos miembros de la Gestapo. Digo particular porque está escrita con la presencia permanente del autor, ya que cuenta cómo fue armando su archivo de datos para escribirla, los cuestionamientos propios  que se le presentaron, las dudas ante la forma de narrar cada episodio; las voces que debería tomar el relato. Es decir que nunca dejamos de compartir las impresiones y las angustias del escritor frente a su obra. Laurent Binet nos lleva a Praga en 1942 y nos sumerge en el horror, no solo de lo que acontece con sus habitantes luego del atentado, sino en las profundidades del nazismo y las atrocidades perpetradas por Heydrich y sus secuaces. No por tratarse de algo conocido deja de ser espantoso. Otra vez y al igual que Zepeda, Binet no se regodea en el fango, sino que describe y enumera lo que por su magnitud tal vez pueda correr riesgo de no ser dimensionado. 


Ana, la veterinaria de Greta, es una ávida lectora también, y ella me prestó dos joyas de Murakami. El primero lo leí en Houston y traté de hacerlo lentamente para disfrutarlo más aún. Se trata de Los años de peregrinaje del chico sin color y cuenta la historia de un joven que tras sufrir un dolor muy profundo, comienza una nueva vida; pero ese pasado que tanto lo marcó volverá una y otra vez a su presente y deberá poder enfrentarlo para resurgir verdaderamente. Está bellamente escrito, no es casualidad tratándose de Murakami, y se vuelve muy musical porque durante la novela aparecen muchas referencias a algunas obras de Litz. 

LEO


Ahora me encuentro leyendo Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, un clásico de Murakami y aunque sus más de 900 páginas en la versión pocket son intimidantes, su lectura es una invitación al disfrute. Con personajes misteriosos, relatos históricos y fantásticos, el libro se deja leer con ganas. Voy recién por la segunda parte. Falta mucho para terminarlo...

LEERÉ


Las redes sociales pueden ser un espacio de intercambio, de vinculación pero lamentablemente, también de agresiones y mezquindades. Por suerte en mi camino hay mucho más de buena energía, cariño y respeto que de lo otro. Y justamente a raíz de mis posteos sobre lecturas, Fernanda Volpi, una seguidora de Instagram, me regaló La nena que quería ser árbol, su obra recientemente editada. Me da mucha curiosidad saber de qué trata el libro, más aún siendo que la protagonista es una niña y cuenta con un dato de color: su muñeca se llama Matilde. No veo la hora de empezarlo.
Bien amig@s; sigamos compartiendo nuestras lecturas, comenten y recomienden lo que hayan sumado a sus sugerencias de enero y que entre tod@s cunda la sana costumbre de leer.
Buen miércoles, besos mil:>

7 comentarios:

Estelita Redelico dijo...

Cuanto que leiste! yo este verano estuve leyendo mucho a OSho, hace mil que no leo literatura, me tira mucho lo espiritual pero cuando queres darte cuenta te encasillaste y no leiste nada mas que eso. Creo que tambien responde a lo que nos pasa por dentro no? A las necesidades propias de cada uno. Si lei muchisimas revistas en Brasil y aca, lecturas livianas.
Comparto con vos que la web muchas veces es mezquina pero hay que mantener el eje de la buena vibra. UN beso grandote.

Anónimo dijo...

Te leíste todo, Mati!!! Qué genia!!!!
Me diste muchas ganas de leer el de las muchas haches, por la temática. Y el primero que comentaste de Murakami, por la referencia a Listz, músico que amo. Ah, por cierto! También a Aretha Franklin, ese CD debe ser una hermosura.
Yo, por mi parte, este verano leí "Plata quemada", de Ricardo Piglia. Lo elegí casi sin saber por qué, y me atrapó. Con base en un hecho verídico, me encantó su particular estilo, que va combinando distintos registros y distintas visiones del mismo hecho. Sobre todo el final, que se centra en uno de los personajes, me pareció magistralmente escrito. Ahora me queda ver la película.
Por otra parte, sigo leyendo (voy por la mitad) el segundo libro que encaro de Alejo Carpentier: "El siglo de las luces". Y al igual que me pasó con el primero ("Los pasos perdidos"), me tiene subyugada la pluma de este autor. Una maravilla.
Cariños
Vilda

Anónimo dijo...

Hola Mati!!! Q bueno poder leer tantooo...extraño disponer de más tiempo. En mi caso, en las vacaciones leí un libro q recibió mi marido de regalo "Usar el cerebro" de Facundo Manes que entiendo es para iniciados en la percepción de las neurociencias pero, como en mi caso, algo había leído me pareció muy "liviano"...no lo recomendaría. Por otra parte, leo con mi hijo. Santiago lee muchísimo y siempre intercalamos entre Gaturro, Bat Pat, Jeronimo Stilton y Ruperto que son personajes ejes en sus respectivas colecciones de novelas para pequeños lectores. Esta vez los elegidos fueron de "Ruperto y las vacaciones siniestras" y "Ruperto de terror" de Roy Berocay. Sobre ambos debo decir que son muy divertidos...al punto de carcajada y eso en lectura para chicos es más que excelente.
Respecto a tus lecturas, leí "Crónica del pa..." de Murakami y para mi es su mejor obra aunque debo aclarar que soy fan de su literatura y no creo poder ser muy objetiva...leí diez de sus novelas aunque aún me quedan pendientes varias...entre ellas "Los años de pe...".
Terminando diré que me tentaste con Milena y voy a probar con Puig.
Disfruto mucho de estos post...gracias Mati!!!... Lo disfruto al punto de comentar desde el celu que bastante molesto resulta, ja!.
Cariños!
SilviCho


Verónica dijo...

Que buenos libros! Yo tambien lei Boquitas pintadas y adhiero a tus opiniones. Lei y me encantaron: El abuelo que saltó por la ventana y se largo (Jonasson) y El leopardo (Jo Nesbo). Me apunto los que leíste, muchas gracias!

Alejandra dijo...

Cuántas lecturas Mati! El otro día tuve en mis manos Boquitas Pintadas, pero no lo compré,creo que iré por él ;). Estoy leyendo uno de Ken Follet y si bien me esperan muchos (creo que ya te conté que soy compradora y lectora compulsiva ja) tengo El Puñal esperándome primero en la pila. Me tentaste con Milena y claro también me espera Murakami :)
muy buen post!!
besos
Ale

Anónimo dijo...

Este verano yo leí otro libro de Puig muy bueno, se llama 'Cae la noche tropical'. Y otros dos que orientales tengo para recomendar, 'Lo bello y lo triste' de Kawabata y 'El cielo es azul, la tierra blanda' de Iromi Kawakami.
Besos
Paulina.-

matichica dijo...

Hola, amigas!
Me encantan sus aportes, muchas gracias! Estelita yo no debo estar muy espiritual porque todo lo que leí fue ficción, ja! Pero revistas sí, de acá y de afuera... Qué vicio!
Vioda, te repito lo de la otra vez, me debo Carpentier! Tampoco leí plata quemada....ya son dos!
Silvi, qué genial esa lectura compartipda y que además sea buena! Me encantó el dato de ese autor de Ruperto. Macanudo de liniers no lo leyeron? Sublime!
Gracias Vero por sumar sugerencias ! Alejandra, después contáme de El puñal, en FB una lectora me dice que no lo puede seguir, que no se engancha.
Paulina, andamos sintonizadas con esos libros, anotadísimos para futuras visitas a la librería.
De nuevo, gracias totales, gente!
Besos mil y hasta mañana :)