viernes, 3 de octubre de 2014

La protesta de Chanel, mensaje social o marketing?

La imagen es contundente, y la reacción inmediata es decir: Karl lo hizo de nuevo, nos tiene a tod@s hablando de él... ¡Genio!
Así es, tal como sucediera en marzo pasado cuando presentó su colección  Prèt à porter a partir de la recreación de un supermercado -ver acá- poniendo el ojo en la sociedad de consumo, en lo descartable que puede ser la moda o en la idea de vestir a mujeres reales, que viven una vida real; en esta ocasión la apuesta fue más lejos. Las mujeres tomaron la calle en una especie de manifestación feminista que ha dado mucho para hablar...



La moda suele apelar a estos recursos polémicos, siempre busca provocar y generar discusión, opiniones encontradas, hacer ruido. Ya sucedió cuando Gaultier vistió a sus modelos de vírgenes, o Dolce&Gabanna propusieron prendas con imágenes religiosas despertando acaloradas críticas de la Iglesia y sus devotos -ver acá-. Cuando aparecen estas propuestas no puede evitarse pensar en la banalización y uso marketinero de creencias o ideas. En la pasarela de Chanel las consignas asumidas por las feminsitas históricas fueron retomadas por las modelos que portando pancartas o vociferando con megáfonos, las amplificaron y -tal vez-, las vaciaron de contenido. 


No se trata de proponer que la moda se ocupe de sus asuntos y no se meta en problemáticas sociales, nada más lejano que eso. La moda es expresión de un tiempo y un contexto y hace bien en dar cuenta de él. Tal vez lo que genera un poco de ruido es que esta propuesta venga de un Karl Lagerfeld que siempre ha tenido opiniones contrarias a los reclamos de muchas asociaciones femeninas -sobre todo cuando se expresa de manera despectiva sobre las mujeres con algunos kilos de más- y se ha mofado del feminismo aún cuando hoy diga que su madre era admiradora de esta corriente. Lo cierto es que como propuesta de marketing, no podría haber salido mejor: el boulevard de París recreado para la pasarela recorrió el mundo en imágenes y ríos de tinta -y millones de caracteres- se han escrito en torno de esta acción. Aunque podríamos concluir en que si el mensaje es Tweed is better than tweet pareciera que el sentido de la protesta se ha alejado del reclamo original, verdad? 


Más allá de ello, detrás de esa polémica, hay una colección. ¿Y qué vemos en ella? Las claves de Chanel reinterpretadas como solo Lagerfeld puede hacerlo. Veamos.
Una tendencia que viene como anillo al dedo a lo que el Kaiser quería contar, el look masculino-femenino dado por el uso de tipologías del guardarropas del caballero -corbatas, pantalón sastrero, chaquetas de corte clásico- en texturas como tweed y tizado:


El sporty urbano que ya fue una marca del estilo Chanel desde que la propia Gabrielle lo impusiera en sus colecciones fue retomado por Lagerfeld cuando subió las zapatillas a su pasarela de Alta costura e impuso este calzado en todas las colecciones con pretensión de trendies. Ahora resignifica prendas como las chombas y los pantalones de jogging pero en equipos citadinos y con diseño. 


Otro de los temas recurrentes, las rayas. Chemises en punto acompañados de botas en composé son las recurrentes piezas de la iconografía de la casa francesa...


Al igual que la dupla B&W y el clásico vestidito negro 


La nota de color vino de la mano de estampas en tonos saturados, dibujos que juegan con la psicodelia y la naturaleza, muchas referencias a los 60's...


Volviendo a la pregunta que da título al post, qué decir? Karl es un creativo nato, un genio que siempre está buscando cómo renovar la propuesta de Chanel sin traicionar su legado. Pero de ahí a aceptar acríticamente todo lo que hace hay un trecho. Creo que como propuesta visual fue muy interesante lo que ofreció y además nos invitó a pensar en muchas cosas. En cuanto a lo que se supone que quiso proponer con esas mujeres marchando -en el contexto de una París ganada por las protestas- el mensaje se diluye y se banaliza con riesgo de frivolización. Creo que las mujeres siguen pidiendo ser escuchadas en sus reclamos y éstos son algo más profundos que tweed vs tweet; verdad?
Se abre la polémica, amig@s, aguardo sus opiniones, comentarios y lo que deseen expresar. Nos leemos hoy y todo el fin de semana. Besos:>

11 comentarios:

Anónimo dijo...

No me gustó nada, amiga. La verdad es que Karl buscando provocar aburre hace rato. Las pancartas me parecieron incluso un poco tristes, no sé. Puede que todavía queden muchos años de KL en Chanel, pero no creo que quede mucha creatividad.
Maggie

Anónimo dijo...

Hola Mati! Coincido con vos, la frivolidad se aprecia hasta en los cinturones "CHANEL" muy al estilo Moschino, y el revival de los `80, no me gustó esta colección para nada!
Besos y buen finde!
Magalí

lunacreciente dijo...

Excelente Post! Muy profesional! Comparto con vos que la propuesta del desfile, banaliza el mensaje/discurso del feminismo y lo convierte en slogan marketinero! Las luchas se sostienen desde el testimonio y no me parece que Karl haga gala de su valoración de lo femenino! Defiendo su creatividad pero que se quede haciendo eso! Buen finde!

Delfina Savoretti dijo...

¡Coincido tanto con vos! Escribí sobre esto hace unos días (http://bit.ly/1vksuCs), pero me encontré con cientos de notas alrededor del mundo que parecían no sentirse perturbados por la temática y su uso.


En cuanto a la colección, es impecable, pero el desfile como show, creo que se "colgó" de la popularidad del tópico del feminismo de manera un poco irrespestuosa (leáse el cartel de Tweed is better than tweet).
Saludos!

Guada Sanz dijo...

Me parece malísimo de principio a fin! Como feminista en el sentido original de la palabra (defensora de los derechos de igualdad entre los géneros) Karl me cae pésimo; como admiradora de Coco Chanel, también. Creo que de entrada es un tipo que va en contra de todo lo que la creadora proponía, y con esto lo único que hace es embarrarla aún más. Lo último que faltaba es que banalizara un reclamo real, que se ha cobrado las vidas de miles de mujeres a lo largo de la historia en el mundo, utilizandolo como una estrategia marketinera, que así la juzgo porque su pasado lo condena.
Hipocresía o solo más desdén?
Creo que Karl ya estaría para jubilarse...

Guada Sanz dijo...

Me parece malísimo de principio a fin! Como feminista en el sentido original de la palabra (defensora de los derechos de igualdad entre los géneros) Karl me cae pésimo; como admiradora de Coco Chanel, también. Creo que de entrada es un tipo que va en contra de todo lo que la creadora proponía, y con esto lo único que hace es embarrarla aún más. Lo último que faltaba es que banalizara un reclamo real, que se ha cobrado las vidas de miles de mujeres a lo largo de la historia en el mundo, utilizandolo como una estrategia marketinera, que así la juzgo porque su pasado lo condena.
Hipocresía o solo más desdén?
Creo que Karl ya estaría para jubilarse...

matichica dijo...

Hola, chicas!
Muchas gracias por sumarse y opinar! La verdad es que todo lo que hace lagerfeld da que hablar, para mal o para bien, verdad?
Yo soy de las fans del Kaiser, me gustan sus reversiones de Chanel, pero en cuanto a sus posicionamientos suelo disentir. En esta oportunidad no me gustó y lo expreso, pero separo lo de la acción marketinera xq al final lo suyo es una empresa y el objetivo, vender. Y vaya si vendió! Lástima que sea con mensajes equívocos, no?
seguimos discutiendo y opinando, me encanta que este espacio nos convoque a pensar junt@s.
Besos:>

Estelita Redelico dijo...

Hola Mati, a mi realmente no me despierta nada. A raiz de lo que planteas, lo que pienso es que busco una manera distinta de hacer su desfile. Y como decis vos, siempre resaltada que hablar, y su fin es vender, lo cual no es reprochable en absoluto. Lo que sucede es por ahi hay quienes sienten que es una ofensa no? Pero es asi, hay quienes lo toman frivolamente, hay quienes les gusta y a quienes no. Es asi, dio que hablar y logro su cometido, sobresalir. Es parte del show y no veo que haya que darle mas trascendencia. UN beso grande, me encanto el post! Buen finde.

Anónimo dijo...

buen post! en resumen, me parece que las frases de los carteles no expresan de forma seria y objetiva la cruda realidad de la problemática social a la que se hace alusión

Anita Anota dijo...

Que buen post! Sin dudas Karl sabe como llamar la atención cuando quiere. Pero en mi caso, no me olvido de cómo criticó a la cantante Adele por "sus kilos de más", nada tan frívolo y superficial como eso. Me hace ruido que ahora tenga una postura un poco menos superficial y más ligado a lo humano... En fin, hay para todos los gustos! besitos!!
http://trendytips-trendygirls.blogspot.com

LasPalabrasJamasAlcanzan Blog dijo...

Clap Clap, para Karl! Màs allà que os guste o no, es un genio que logra que todos posen sus ojos en lo que toca!
besotes